Un año después de Feminismos Reunidos: reimpresión y reflexión

Buenas noticias: ¡reimprimimos!

Tenemos muy buenas noticias, ¡hemos decidido reimprimir Feminismos Reunidos. La revolución empieza en tu salón! En nuestra asamblea de octubre pusimos en común nuestros sentires con el crowdfunding y la posterior gestión de este juego que tanto ha gustado. Esta vez hemos aprendido de la experiencia y el juego llegará directamente a librerías y puntos de venta a través de la distribuidora Traficantes de Sueños. Es decir, nosotras no gestionaremos directamente el envío de los ejemplares ni su reposición. Esta nueva tirada será de 2.000 ejemplares y saldrá en varias tandas debido a los tiempos habituales de imprenta: unos 500 primeros ejemplares en torno al 15-20 de diciembre y los siguientes en enero. Si eres un punto de venta nuevo, puedes ponerte en contacto con Traficantes de Sueños aquí y si eres una persona interesada en hacerte con un juego, acude a nuestra lista de librerías amigas para ir encargando tu ejemplar, recordando que no todos los juegos llegarán para antes de Navidades (¿pero quién necesita una fecha señalada para regalar feminismos?).

Ahora que hemos salido de la vorágine y vamos a sacar más ejemplares de una forma más sostenible para nosotras, queremos compartir estas reflexiones sobre todo lo que ha supuesto este proceso para nuestro colectivo y los aprendizajes que hemos cosechado. Esperamos que sirvan para que conozcas mejor cómo ha sido nuestro trabajo y cómo estamos gestionando el dinero. Si tienes alguna pregunta más concreta estaremos encantadas de responderlas en nuestro email sangrefucsia@gmail.com.

Parecía una buena idea… y resultó ser excelente

El 25 de octubre de 2016 Sangre Fucsia lanzamos una campaña de micromecenazgo en formato prepago para poder llevar a imprenta Feminismos Reunidos, el juego de preguntas y respuestas en el que llevábamos trabajando un año. El proyecto fue un éxito tan inesperado que nos desbordó totalmente. Pensábamos que sería una triunfada si llegábamos a comprometer 500 juegos en blanco y negro y acabamos imprimiendo 3.500 en una calidad excelente.

Como hemos recordado en numerosas ocasiones, ninguna de las integrantes de Sangre Fucsia nos dedicamos profesionalmente a esto (ni a la radio, nuestra principal actividad, ni a montar campañas de crowdfunding) sino que lo hacemos como activismo en nuestro tiempo libre. Durante todo el proceso intentamos ofrecer el máximo de información y responder con la mayor celeridad, pero no siempre pudimos hacerlo con el detalle ni el grado de cuidado que nos hubiese gustado.

Las cuentas, al detalle

Uno de los comentarios recurrentes desde el primer día, cuando duplicamos la cantidad óptima que pedíamos inicialmente, fue que debíamos cobrar algo por este trabajo. El proyecto de Feminismos Reunidos nació con el mismo espíritu autogestionado y activista con el que llevamos emitiendo un podcast semanal durante los últimos cinco años. No vamos a negar que en algún momento hemos imaginado cómo sería poder dejar nuestros trabajos a tiempo completo y dedicar 35 horas semanales a Sangre Fucsia. Pero cuando lo comentamos entre nosotras, siempre hemos llegado a la misma conclusión: en ese caso perdería su esencia y se convertiría en una obligación más que una pasión. Todas las partes implicadas en este proyecto (obviamente nosotras pero también la diseñadora o la videógrafa) estaban al tanto de que la idea nacía de este entorno activista y así se iba a quedar.

Respecto a Feminismos Reunidos, no imaginábamos el éxito que iba a tener. Tuvimos bastante debate respecto a si teníamos que pagar a la gente que nos iba a echar una mano (diseño, cartelería, vídeo, revisión de preguntas…) pero decidimos que sería injusto que, en un mismo proyecto, algunas cobrasen y otras no*, valorando unos trabajos de producción sobre aquellos de reproducción (por ejemplo, la comunicación o atención a las mecenas). De hecho, temíamos haber hecho mal los cálculos de los gastos de impresión y envío, comisiones e impuestos, etc. y acabar teniendo que adelantar dinero de nuestros bolsillos para que los juegos llegasen a tiempo.

Atendiendo estrictamente a lo que es la campaña de crowdfunding de preventa de Feminismos Reunidos, hemos acabado con un saldo positivo de 5.976,51 €. La primera decisión, tomada en los primeros días de campaña, fue donar a Pikara Magazine la cantidad que recibimos mensualmente de ellas por nuestra colaboración. Así, desde junio de 2016, no les emitimos facturas y figuramos como entidad colaboradora del proyecto. Además, necesitábamos urgentemente algunas mejoras en el estudio para no acabar literalmente volando por los aires. Una conocida nos regaló una CPU que funciona genial, así que por el momento no necesitamos una nueva. Además, hemos comprado un ordenador portátil para pinchar la música, dos tarjetas de sonido, una mesa portátil para emitir fuera del estudio (y un maletín para llevarla), dos micros, dos cascos y un distribuidor bueno (para dejar de escuchar en mono). También vamos a hacer pegatinas, que regalaremos, para inundar el mundo de chorros fucsias. Y, lo más importante: vamos a comprar un interfono para poder comunicarnos con Lolli DJ, nuestra técnica, mientras grabamos. Además, continuamos realizando nuestra aportación mensual de 40 euros a la Eskalera Karakola y, con lo que ingresemos por las ventas de esta nueva tirada, haremos una donación especial a este espacio que lleva siendo Kasa Públika de Mujeres desde 1996.

Además de las 2.500 unidades de Feminismos Reunidos comprometidas para enviar a mecenas, imprimimos 1.000 unidades más. Los gastos de envío a los puntos de venta están incluidos en los generales del crowdfunding. Los ingresos facturados a librerías han sido de 20.876 euros (aunque, en estos momentos, nos queda alguna factura pendiente de cobrar), de los que tributaremos a Hacienda aproximadamente unos 4.000 euros. El grueso del dinero recibido por las ventas del juego lo hemos dedicado a la reimpresión de una nueva tirada, como os hemos comentado al principio.

Las donaciones de juegos realizadas hasta el momento han sido a los siguientes espacios o colectivos:

¿Quieres que donemos un juego para tu colectivo o espacio de encuentro feminista? Escríbenos un email a sangrefucsia@gmail.com contándonos quiénes sois y qué uso queréis darle al juego.

Amorodio por el crowdfunding

Una campaña de crowdfunding no se hace sola. Hay que planificarla con mucho detalle pero por suerte hay disponibles multitud de guías y personas expertas que te pueden ayudar. Nosotras planeamos la de Feminismos Reunidos con sumo cuidado y antelación: contábamos  con una comunidad previa que nos apoyaba y a la que pudimos avisar del lanzamiento, captamos nuevos públicos, llegamos a los medios, buscamos presupuestos de manera obsesiva y realizamos acciones muy diversas para mantener vivo el proyecto durante los cuarenta días que duró el crowdfunding… Aún así, nos tropezamos con algunos obstáculos inesperados. En algunos casos, porque no calculamos bien el impacto y en otros, por problemas ajenos.

Calendario

Si sueles aportar a campañas de micromecenazgo, ya lo sabes: la inmensa mayoría de recompensas se reciben con retraso. En algunos casos, con muchísimo retraso. Y es que es difícil calcular bien los tiempos. Hay que tener en cuenta que la plataforma tarda varias semanas en hacer el ingreso desde que finaliza la campaña. La mayoría de empresas no van a aceptar el encargo y realizar las pruebas de imprenta hasta que hagas la transferencia. Para entonces tienes que tener cerrado el número exacto de ejemplares y los archivos del producto final. Es también entonces cuando puedes enviar el formulario a las mecenas para que indiquen su dirección, el nombre con el que quieren aparecer en los agradecimientos y que deberán ir incluidos en la maquetación (en el caso de Feminismos Reunidos, en el tablero) y, si tu producto tiene variaciones de talla o color, sus características. Muchas mecenas no contestan al email (es frecuente que acabe en la bandeja de spam o pestaña de promociones), lo que alarga mucho esta fase.

En nuestro caso, desde que finalizó la campaña el 4 de diciembre de 2016, pasaron 86 días hasta que tuvimos el listado completo de mecenas con todos sus datos y pudimos empezar con los envíos. En el blog de Verkami puedes ver las actualizaciones que fuimos ofreciendo y el comprensible cabreo de algunas mecenas por las sucesivas fechas pospuestas que íbamos ofreciendo.

Formularios y envíos

También ha habido cosas que han escapado totalmente a nuestro control. La empresa encargada de la impresión y envíos fue AGR Priority, especializada precisamente en juegos de mesa financiados por crowdfunding. El trabajo de impresión ha sido soberbio: nos aconsejaron muy bien sobre acabados y pudimos ver diferentes pruebas de impresión. Tuvieron un par de despistes que no responden a su dilatada experiencia como por ejemplo olvidarse de encargar los dados violetas del juego o imprimir solo 6 recortables de reinas del feminismo por juego, cuando eran 24, ambos conceptos explicitados en el contrato que firmamos. Pero ninguna empresa es perfecta así que contábamos, en cierta medida, con algún despiste. Lo que ha sido muy deficiente ha sido el trabajo de envío: entre otros problemas, no siguieron nuestras instrucciones de que se enviasen primero todos los juegos a mecenas y solo entonces a puntos de venta. A esto se sumó la falta de claridad en la comunicación, las respuestas vagas e imprecisas y, en algunos casos, contradictorias. Y es que ese es el punto clave de una campaña de crowdfunding.

Comunicación

Explícate, cuéntales, mándales emails y mensajes de audio. Si es preciso, llámales por teléfono. Antes, durante y especialmente después de una campaña de crowdfunding hay que comunicarse con los mecenas de forma clara y directa.

El éxito inesperado de la campaña de Feminismos Reunidos supuso multiplicar enormemente las peticiones de información a través de email, redes sociales, comentarios en el blog de Verkami, del de Sangre Fucsia, etc. Es abrumador, pero hay que responder a todas, incluso cuando has respondido varias veces a la misma cuestión y crees que suenas a disco rayado. En nuestro caso, así lo hicimos. En seguida detectamos que las preguntas eran comunes, así que creamos unas respuestas predefinidas para contestar con mayor celeridad. No podíamos dar más información, aunque nos gustaría, puesto que nosotras tampoco la teníamos o, directamente, se producían cambios radicales en lo que AGR Priority nos transmitía. Por ejemplo, el viernes 31 de marzo nos confirmaron telefónicamente que se habían enviado todos los juegos para después, al trasladar las reclamaciones que seguíamos recibiendo, enterarnos de que no, que faltaban unos pocos por salir. También reclamamos una y otra vez poder facilitaros el número de seguimiento del envío, pero no hubo manera.

Fiscalidad

Para recibir el dinero recaudado a través de una plataforma de crowdfunding es imprescindible presentar una factura. Lo puedes hacer a través de una persona jurídica, con su CIF (asociación, empresa, cooperativa…) o como autónoma. En ambos casos, es muy recomendable contratar a una gestoría para que te ayude con todo el papeleo.

La fiscalidad asociada al crowdfunding no está aún clara en el Estado español. Las donaciones están exentas de IVA pero no todas las campañas se pueden considerar como tales. En nuestro caso, se trataba de una precompra de producto, por lo que hemos tributado el 21% de IVA.

Al principio facturamos con el CIF de la Eskalera Karakola, la asociación de la que formamos parte. Pero tener en una misma cuenta el dinero de dos proyectos separados dificultaba mucho las labores de tesorería, que hacemos de forma rotativa y voluntaria. Así que hemos creado una asociación cultural ad hoc para gestionar los gastos e ingresos, y hacer las declaraciones de impuestos. Hubiese sido mucho más práctico y operativo tenerla activa antes de iniciar la campaña pero, como ya hemos dicho, nunca pronosticamos este éxito.

Lo que no mata te fortalece

El proceso del crowdfunding ha sido una montaña rusa de emociones que, gracias a la cohesión de grupo que tenemos, hemos sabido capear con bastantes dosis de humor. Sangre Fucsia es principalmente un proyecto de radio, un programa que realizamos con una cadencia titánica semanal. Durante la campaña, pero sobre todo al cierre y en el momento de la preparación y gestión de incidencias de envíos, esta cadencia y a veces la calidad de los programas se ha visto afectada, cuestión que nos ha apenado en muchas ocasiones.

La sensación de no ver el final del túnel propiciada por este calendario extendido es esencialmente lo que nos desanimó en muchas ocasiones. Sin embargo, el entusiasmo ante el juego que habíamos preparado con tanto mimo nos daba toda la energía que necesitábamos. Mecenas que descubrieron nuestros programas a raíz del crowdfunding y nos escribían felicitándonos, profesoras que ansiaban incorporar este recurso a sus clases o simplemente quien nos escribía intuyendo nuestro agobio y mandaba ánimos y calor a través del teclado: ¡gracias!

Las fucsias hemos salido fortalecidas de esta empresa brutal de trabajo sobrevenido y hemos aumentado nuestro nivel de empatía y cohesión personal más allá del proyecto principal de hacer radio, aprendiendo el medio y aportando nuestro granito de arena a los feminismos. Nos hemos dado cuenta que el feminismo interesa y que, independientemente del tratamiento que se le dé, tiene su espacio en los medios de comunicación. Agradecemos desde aquí a las periodistas y blogueras que se entusiasmaron con Feminismos Reunidos y nos hicieron preguntas jugosas que dieron pie a buenas conversaciones.

Como comentábamos, los vínculos afectivos han sido nuestra gasolina en este proyecto y no sólo han llegado de manera electrónica. Queremos agradecer a todas las librería, colectivos y puntos de venta que han organizado partidas y presentaciones de Feminismos Reunidos incluso cuando no tenían el juego físico como La Pantera Rossa (Zaragoza); a todas las personas que se han divertido de lo lindo en Madrid, Oviedo, Gijón, A Coruña y tantas otras localidades mientras nos ofrecían sus opiniones sobre el juego; al personal de Verkami por sus consejos certeros y especialmente a aquellos colectivos que han hecho el esfuerzo económico y logístico de invitarnos a sus ciudades como el Colectivo de Mujeres Feministas de Huesca o el Espacio de Igualdad de Ciudad Rodrigo.

Crear un juego estilo trivial no es una idea original: de hecho nosotras mismas nos inspiramos en el juego ¿Quién sabe Marx? editado por el Partido Comunista de Euskadi para crear Feminismos Reunidos. Antes de que nuestro juego existiera ya había otros dos trivials feministas en el Estado español: uno en Galicia y otro en País Vasco, con quienes nos pusimos en contacto antes de lanzar la campaña aunque solo tuvimos respuesta de las segundas. ¿Podríamos haber hecho esta campaña de manera más sostenible para nuestras vidas o para la producción del juego? ¡Desde luego! Podríamos haberla comenzado antes para poder llegar con holgura al ansia de Navidades o haber contado con todos los componentes del juego, incluidos los artes finales antes del lanzamiento pero nos dijimos a nosotras que si lo dejábamos pasar, probablemente, se alargaría tanto la previa que llegaríamos a la campaña flojas de ánimo. Sin duda esta experiencia ha sido un reto para nosotras de constancia, de cohesión y de organización en lo que, a veces, parecía un caos absoluto. Seguimos juntas, seguimos haciendo radio y seguimos con Feminismos Reunidos.

* Gracias de nuevo a todas las personas que nos ayudaron sugiriendo preguntas, participando en las partidas de prueba, cediendo su trastero para almacenar los juegos o, simplemente, dando ánimos. Ni ellas ni nosotras sabíamos en la locura que nos estábamos metiendo, pero sí que no íbamos a cobrar por nuestro tiempo. En el caso de Joana Paz (diseño y maquetación), Arantxa (vídeo) e Irene (cartelería), les dimos dos juegos y las invitamos a cenar junto al equipo de Sangre Fucsia en un restaurante al finalizar la campaña. A Joana le pagamos el billete de avión para que pudiese venir de Lisboa a Madrid. Mil gracias por vuestra generosidad.

Tengo una tienda y quiero vender Feminismos Reunidos: Ponte en contacto con la distribuidora.

Quiero comprar Feminismos Reunidos: consulta el listado actualizado de puntos de venta.

4 Respuestas a “Un año después de Feminismos Reunidos: reimpresión y reflexión

  1. Muchísimas gracias por todo el mimo que le habéis puesto al trivial y que le seguís poniendo, así como al programa de radio. Y enhorabuena por la segunda tirada!!
    Siempre Fucsias!!

    Me gusta

  2. Sois unas cracks. No lo tuve como crowfunding por fallos de conexión o de la plataforma, da igual, lo tengo reservado en una de las tiendas amigas, La Tejedora en Córdoba, y aunque es difícil, tengo ganas de hincarle el diente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s